Problema 3: ANSIEDAD

Solución: Protocolo natural para REDUCIR ANSIEDAD

1. Elimina el azúcar, las harinas refinadas y productos ultraprocesados

Porque representan calorías innecesarias y aceleran el envejecimiento. Los alimentos son información. Dan instrucciones para activar o desactivar genes que regulan las hormonas y el sistema inmunológico. Si reduces los alimentos dañinos, tu cuerpo se restaurará rápidamente y bajará la ansiedad.

2. Elige una DIETA ANTI INFLAMATORIA

Come natural y balanceado en un 80 % de tu tiempo, incluyendo proteínas de origen animal o vegetal, vegetales y frutas, grasas saludables, carbohidratos de la tierra (yuca, plátano, batata o camote, papa) y algunos cereales (arroz integral, trigo sarraceno y quinoa preferiblemente).Descarga nuestro curso DIETA ANTI INFLAMATORIA para obtener los planes de alimentación y recetas.

3. Reduce las bebidas estimulantes

Tales como café, te, refrescos y bebidas energizantes, porque activan el sistema nervioso simpático generando más ansiedad. Por el contrario, procura consumir más bebidas relajantes (como infusiones de manzanilla, tilo, valeriana, passiflora, flor de naranjo o azahar, etc) que te mantendrán serena y en calma.

4. Practica el AYUNO INTERMITENTE

Una estrategia natural que restringe los horarios de comida para reducir las calorías ingeridas, mejorar la función de la insulina, aumentar la energía y activar la autofagia o regeneración celular, entre otros beneficios comprobados por la ciencia. Descarga nuestro ebook AYUNO INTERMITENTE para aprender a usar este protocolo.

5. Medita 15-20 min cada día.

Meditar es el ansiolítico natural más efectivo. Se trata de calmar tu mente y recogerte en esa parte de ti que es tu esencia divina, conectando con ese Dios que vive en ti, cargado de amor, compasión, serenidad, bondad y sabiduría infinita. Meditar unos minutos al despertar te ayudará a controlar la ansiedad y el estrés. Además tendrás más claridad mental. Y podrás enfretar de una mejor manera los desafíos que la vida te presente. Descarga mis AUDIOS MEDITACIÓN aquí.

6. Practica ejercicios al aire libre

Para conectarte con la naturaleza, recibir vitamina D del sol y sentir más felicidad. Puedes elegir entre caminar, correr, nadar, bicicleta, patinar, bailar, ejercicios por intérvalos de alta intensidad (HIIT). 30-45 min/día, preferiblemente de mañana. Procura caminar además 10.000 pasos al día.

7. Conecta con la naturaleza (grounding)

Cuando nuestra piel entra en contacto con la superficie terrestre absorbemos electrones, que nos ayudan a neutralizar radicales libres o productos de desecho de las células. Procura caminar descalza (o) por una zona de grama, pasto, rocas, arena o agua al menos 15 - 20 minutos al día. También sirve bañarse en ríos, lagos o en el mar una o dos veces por semana.

8. Busca realizar actividades que te relajen:

Si quieres mantenerte joven y bajar tus niveles de ansiedad, debes divertirte, como cuando eras una niña. Busca un hobbie, reúnete con amigos, viaja más y descubre lugares nuevos. Empieza un proyecto que te apasione. Reúnete con amigos, conéctate con gente positiva y manda al carajo a la gente tóxica, no tienes tiempo para estresarte gracias a ellos.

9. Mejora la calidad de tu sueño

Duerme profundo durante 7 a 8 horas, ideal a partir de las 10 pm, para activar la melatonina y obtener todos sus beneficios antioxidantes, anti inflamatorios y anticancerígenos. Cuando dormimos, ocurre la reparación y regeneración de los tejidos del organismo, incluyendo la piel y los músculos. Descarga nuestro ebook DUERME Y REJUVENECE para aprender las estrategias que te harán dormir mejor.

10. Incluye snacks anti ansiedad

Porque te ayudan a calmar los antojos, tales como cacao en polvo o chocolate negro sin azúcar (70 % o más), frutos secos, arándanos y otros frutos rojos, gelatina sin azúcar, yogur griego con canela y nueces, entre otros. Los encuentras en el EBOOK ADIOS ANSIEDAD, que además incluye recetas increíbles.

11. Ayúdate con suplementos atiansiedad

Existen suplementos que funcionan como cofactores para la producción de serotonina, el neurotrasmisor del bienestar, como 5HTP (5 hidroxitriptófano), vitaminas del complejo B, Vitamina C, Vitamina D, Magnesio, Zinc y Omega 3. También puedes consumir Aswaganda, L teanina, las flores de Bach, el CBD, las infusines de manzanilla, tilo, valeriana y la proteína en polvo con menos de 1 gramo de azúcar para bajar antojos de azúcar. Ordena el Kit ADIÓS ANSIEDAD.

Aplica el código SOYSALUDABLE para descuentos adicionales. 

12. Prueba los aceites esenciales para calmar la mente

Tales como lavanda, bergamota, salvia, manzanilla, Ylang Ylang, vetiver), entre otros. Puedes incluirlos en un difusor, inhalarlos o aplicarlos discretamente en el cuerpo. También puedes usarlos junto a sales de baño relajantes en una bañera con agua tibia. Te encantarán.

13. Consulta con un psicólogo o terapeuta

Para hablar sobre tus miedos, desafíos o problemas y aprender a canalizarlos. La psicoterapia te ayudará a manejar los pensamientos que te generan ansiedad. Si necesitas apoyo puedes contacta a la Dra. Mónica Mosquera de @cuidatumente. También puedes hablar con un familiar o amigo de confianza y unirte a grupos de autoayuda o apoyo.

Síguenos en nuestras redes aquí

¡A la orden!
Samar
Soysaludable.com

Conoce mi historia

Para mí existe una gran verdad: nacimos para ser saludables y mantenernos con energía vital hasta el último día de nuestras vidas. Pero el estrés y las enfermedades son ladrones que llegan para robarse nuestra energía y felicidad. Y entran a nuestro templo (cuerpo) porque dejamos ventanas abiertas por donde se pueden colar.
Para mí existe una gran verdad: nacimos para ser saludables y mantenernos con energía vital hasta el último día de nuestras vidas. Pero el estrés y las enfermedades son ladrones que llegan para robarse nuestra energía y felicidad. Y entran a nuestro templo (cuerpo) porque dejamos ventanas abiertas por donde se pueden colar.

Cómo era mi vida antes de iniciar el viaje

Durante muchos años, viví en carne propia el daño que los ciclos destructivos del estrés, la ansiedad, la obesidad y sus enfermedades asociadas pueden causar en la vida de las personas.  Y quiero prestarte un momento mis zapatos viejos y desgastados para que imagines este panorama:

Siempre he tenido tendencia a tener exceso de peso. Tengo recuerdos de mí haciendo grandes sacrificios y dietas extremas para controlar mi peso, a partir de los 17 años. Así crecí.  Entre dietas de moda y pastillas para adelgazar. Las probé casi todas.

En 1990 me casé y tuve a mi primer hijo Tito. Años después terminé mi carrera de medicina en Venezuela, tuve a mi segunda hija Susana (1998) y en el año 2000 comencé a trabajar en la administración pública de mi ciudad (Maracaibo, Venezuela), coordinando programas de salud del gobierno local y regional para atender y sanar a las comunidades en situación de pobreza extrema.

Siempre le di más importancia a mi trabajo que a mi salud

Entre el 2000 y el 2008 me mantuve enfocada para destacar en el área laboral. Perdí el equilibrio que todos necesitamos en diferentes ámbitos y abandoné áreas importantes de mi vida.

A la par, realicé una maestría universitaria en Planificación del Sector Salud que consumía gran parte de mi energía y tiempo. Era desgastante y me faltaban fuerzas para abarcarlo todo.
Los años 2007 y 2008 llegaron para voltear por completo mi estabilidad emocional.  Fueron mis grandes maestros.

Experimenté un divorcio difícil, la muerte trágica de un primo amado, la partida de mi hijo Tito a los Estados Unidos que se fue a estudiar.

Además, los alcaldes que apoyaban mi gestión perdieron las elecciones, quebró mi empresa por cuentas que nunca pude cobrar. Por último, se incendió mi apartamento y perdí el trabajo al que le dediqué tanto amor, tiempo y esfuerzo.

Quedé prácticamente en la quiebra económica y emocional. Así de simple y de complicado a la vez.

Todo se vino abajo, menos mi peso y mi ansiedad. Aumenté 20 kilos en un año, me desequilibré emocionalmente y regresaron los ataques de pánico que había logrado vencer en años anteriores.

¿El resultado? Más soledad, depresión, ansiedad, enfermedad, resentimiento, inseguridad, ruina, miedo y desesperación. Me sentía enferma y cansada de estar enferma y cansada.

La luz siempre llega.

Cuando toqué fondo, me di cuenta de que tenía dos opciones: seguir revolcada en el dolor, la frustración, la enfermedad y el miedo, o diseñar un plan para salir del pantano.

Opté por cambiarme los zapatos de víctima por unos de colores que hacían juego con un par de lentes cristalinos para ver la vida desde otra óptica.

Y en ese camino descubrí que podía convertir las malas experiencias y errores en grandes lecciones de vida para mí y para gente como tú.

Así nació Soy Saludable, en agosto del 2010.

    Conecta con nosotros

    No es normal que haya tanta gente enferma, cuando las células están diseñadas para repararse a sí mismas. Tampoco eres víctima de la genética y de las enfermedades que arrastraron tus padres.

    Tienes más poder del que te hicieron creer. Porque la Inteligencia que creó el cuerpo, también es capaz de curarlo.

    Estoy aquí para mostrarte cómo soltar el miedo a envejecer, enfermarte o morir temprano, y compartirte las herramientas científicas más efectivas para vivir más y mejor.

    Quiero ayudarte a mantenerte enérgica, saludable y alegre, utilizando la estrategia más eficaz que existe: cambiar radicalmente tu mente y tus hábitos de vida, desde el amor hacia ti.