Tutorial de Cuidado Básico para la Piel (el paso a paso que necesitas)

Conoce la rutina básica de para estimular el proceso de regeneración celular de tu piel, y mantenerla saludable y joven.

¿Te preguntas cómo cuidar tu piel? Los comerciales de TV, las revistas y el internet te venden un sinfín de soluciones cosméticas. Te preguntas si hace falta invertir en ese fabuloso tónico facial. O tal vez quieres hacer tu rutina de cuidado facial con ese kit de cinco productos para la limpieza del cutis.

En este tutorial te presento la estrategia básica. Se trata de una guía que elaboré con mi colega Zully Rodríguez, dermatóloga venezolana y cosmetóloga licenciada en Texas, USA:

  • Tu rutina de cuidado de la piel en la mañana es de prevención
  • Tu rutina de cuidado de la piel en la noche es de restauración

Y es que la rutina de cuidado diario de la piel es imprescindible; de día y de noche.

En la mañana: debes limpiar tu cutis de los residuos de células muertas, grasa y sudor que se produjeron en la noche. Al mismo, debes protegerlo y nutrirlo para el resto del día.

En la noche: se desarrolla el proceso de regeneración celular de la piel. No solo estás limpiando tu cara de la polución y maquillaje, también estás preparándola para alcanzar una regeneración natural óptima.

Cómo cuidar tu piel: dos rutinas esenciales

Rutina de Cuidado de la Piel en la Mañana

1. Límpiate con un producto de base oleosa

Puedes utilizar leche desmaquilladora a base de aceite.

Debes hacer este paso incluso si tu piel es grasa o mixta. En este caso, fíjate muy bien en el tipo de aceite que compone el producto. Opta por aquellos productos “no comedogénicos” (que no obstruyen los poros) como el aceite de argán o el de jojoba.

Usando el producto adecuado ni siquiera importará que tu piel tenga acné. Al contrario, puede ayudarte a regular la producción de sebo (Lin, Zhong, Santiago, 2017). Y los beneficios son más. El aceite de argán, por ejemplo, mejora la elasticidad de la piel y aporta suavidad. Otros aceites tienen funciones antioxidantes que previenen el envejecimiento cutáneo.

2. Límpiate con un producto de base acuosa

¿Por qué una base oleosa y luego una acuosa? Es lo que se conoce como doble limpieza.

La base oleosa es la que ayuda a quitar residuos de cosméticos, maquillaje y grasa de la piel. Luego, el limpiador acuoso ayuda a eliminar impurezas y células muertas.

En este paso puedes utilizar un gel o jabón suave que se ajuste a tu tipo de piel. Yo recomiendo utilizar agua micelar como base oleosa ya que limpia e hidrata y luego un gel limpiador acuoso para tu tipo de piel.

3. Aplícate un tónico o agua termal

El siguiente paso para cuidar tu piel es balancear su pH. Para que lo sepas, la piel del rostro debe mantener un pH ácido inferior a 5 (Lambers, et al., 2006). Esto se logra con un tónico facial o un agua termal.

Por último, al hidratar tu piel vas a favorecer la absorción de cualquier otro producto que te apliques.

4. Nutre tu piel con serum

El serum es un concentrado activo, y tu rostro debe estar limpio para que este penetre de forma efectiva.

Pero realmente, ¿cómo cuidas tu piel con este tipo de producto?

Pues bien, eso depende mucho de tus necesidades. Hay serums con propiedades antioxidantes, hidratantes, para controlar la producción de sebo, o combinados. En el mercado encuentras una amplia variedad de ingredientes activos como el ácido hialurónico, el retinol, la Vitamina C y E, el té verde y un largo etcétera.

En pocas palabras, el serum le da un empuje extra al cuidado de tu pie.

5. Sella el serum

Necesitas “sellar” el serum para aprovechar sus beneficios al máximo.

  • Aplícate una crema especial para el contorno de los ojos. El contorno de los ojos tiene una capa de piel mucho más fina, de allí que los signos de la edad y del cansancio se manifiesten más en esta parte.
  • Aplica tu crema hidratante al resto del cutis.

6. Protégete de los rayos del sol

El protector solar es la mejor de las inversiones. Mejor que cualquier crema antiarrugas. Debes aplicarlo en el rostro y el cuello; también en las orejas y otras zonas expuestas al sol. Ideal con factor de protección SPF 50 y re aplicarlo cada cuatro horas.

El objetivo es prevenir el daño oxidativo de los rayos ultravioleta, que puede resultar en el envejecimiento prematuro de tu piel y en otras afecciones.

¿Cómo cuidar tu piel si te maquillas?

Sigue tu rutina básica para el cuidado de la piel en la mañana. No te saltes ningún paso. Luego podrás maquillarte como siempre lo haces.

Rutina de Cuidado de la Piel en la Noche

1. Realiza la doble limpieza

Tal como te lo expliqué en tu rutina de cuidado de la piel en la mañana:

Aplícate la leche desmaquilladora, agua micelar o limpiador de base oleosa. No uses toallitas desmaquillantes. Estas no hacen bien tu trabajo y pueden dejar residuos que se acumulan en tu piel.

Continúa limpiando tu cutis con un producto de base acuosa.

2. Tonifica tu piel

Utiliza tónico o agua termal para refrescar tu piel (esto ayudará a la absorción del serum en el siguiente paso). El tónico también balancea el pH ácido de tu rostro.

3. Opcional: exfóliate

Haz este paso solo una vez a la semana para quitar células muertas y estimular el proceso de regeneración de la piel al dormir.

4. Nutre tu piel con serum

Sigue adelante con el cuidado de tu piel. Usa serum con ingredientes activos que ayuden a tus necesidades específicas. Incluso puedes usar un tipo de serum diferente al de la mañana para ampliar el espectro de nutrientes que recibirá tu piel.

PRO TIP:

Si quieres enfocarte en prevenir el envejecimiento, te recomiendo estos tres activos antiaging:

  • Ácido glicólico
  • Vitamina C
  • Retinoides

5. Sella el serum

De forma similar a tu rutina de cuidados de la piel en la mañana, pero esta vez:

  • Crema contorno de ojos
  • Crema de noche para el resto del cutis

6. Opcional: Mascarilla facial

¿Cómo dar un empuje aún mayor al cuidar tu piel?

Yo recomiendo que te apliques una mascarilla facial una vez por semana. Existen unas máscaras caseras en el mercado de marcas muy reconocidas.

Ya sabes cómo cuidar tu piel

Me interesa que conozcas cómo cuidar tu piel y que tomes decisiones informadas sobre tu salud.

Una última cosa. Quizás seas de las que van un paso más allá y se realizan procedimientos como la microdermoabrasión o el peeling. Algunos de ellos son excelentes, pero ten presente una cosa:

Los tratamientos de cabina no te van a durar si no manejas una prevención efectiva en casa. Estos representan apenas el 30% en el cuidado de la piel. Mientras tanto, los cuidados preventivos representan el 70%.

Recuerda la estrategia básica: prevenir y regenerar; cuidar tu piel de día y de noche.

Ya vas por el camino correcto. ¡Continúa!

Samar