Problema 15: FALTA DE DESEO SEXUAL

Solución: Protocolo natural para MEJORAR EL DESEO SEXUAL

1. Elige una DIETA ANTI INFLAMATORIA

Come natural y balanceado en un 80 % de tu tiempo, incluyendo proteínas de origen animal o vegetal, vegetales y frutas, grasas saludables, carbohidratos de la tierra (yuca, plátano, batata o camote, papa) y algunos cereales (arroz integral, trigo sarraceno y quinoa preferiblemente). Descarga nuestro curso DIETA ANTI INFLAMATORIA para obtener los planes de alimentación y recetas.

2. Medita 15-20 min cada día

Meditar es el ansiolítico natural más efectivo. Se trata de calmar tu mente y recogerte en esa parte de ti que es tu esencia divina, conectando con ese Dios que vive en ti, cargado de amor, compasión, serenidad, bondad y sabiduría infinita. Meditar unos minutos al despertar te ayudará a controlar la ansiedad y el estrés. Además tendrás más claridad mental. Y podrás enfretar de una mejor manera los desafíos que la vida te presente. Descarga mis AUDIOS MEDITACIÓN aquí.

3. Adopta una rutina de ejercicios

Que incluya unos 30 a 45 minutos de ejercicios cardiovasculares al aire libre, al menos 5 veces/sem (tales como caminar, correr, nadar, bicicleta, patinar, bailar, ejercicios por intérvalos de alta intensidad (HIIT) + 30 a 45 min de ejercicios de fuerza (entrenamiento con pesas, pilates o TRX), entre 3 a 5 veces por semana. Procura caminar 10 mil pasos al día

4. Entrena tu vagina y los músculos de tu suelo pélvico.

Utilizar el VagiYoga (entrenador personal virtual del suelo pélvico) dentro de tu rutina te ayuda a fortalecer los músculos del suelo pélvico evitando las fugas inesperadas de orina, mejora la circulación, y además, aumenta el placer y el deseo sexual.

Aplica el código SOYSALUDABLE para descuentos adicionales.

5. Alimenta tu órgano sexual más importante: EL CEREBRO

¡Piensa en sexo! Recurre a recuerdos eróticos, disfruta de un buen libro erótico y por supuesto mira películas eróticas, ojo, no me refiero al porno (aunque si es de tu gusto, no es problema siempre y cuando no se convierta en una adicción), hay películas que invitan al erotismo en las que la química entre los protagonistas y trama de la historia, puede darte tantas ganas que quieras estar en el lugar de ellos.

6. Explora tu cuerpo, descubre tus zonas erógenas sola y en pareja.

Tocarte y conocerte es fundamental para aumentar tu deseo sexual, mejorar tu sensación de bienestar y las relaciones con tu pareja. Ayúdate con el Gel Hidratante Íntimo Femenino con Ácido Hialurónico para que además de lubricarte, evitar el dolor por resequedad vaginal y favorecer el aumento del deseo sexual, también te hidrata, regenere y rejuvenece la zona.

Aplica el código SOYSALUDABLE para descuentos adicionales.

7. Apóyate diariamente con LibiZenzs Women

Libizenzs es un suplemento energizante, un producto natural y libre de hormonas que eleva la producción natural de testosterona en tu cuerpo y garantizar tu salud integral. Estimula la circulación hacia tus genitales aumentando el placer y la lubricación de la zona íntima.

Aplica el código SOYSALUDABLE para descuentos adicionales.

8. ¡Atrévete a asistir a terapia!

Normaliza la visita al sexólogo (a), quien será de mucha ayuda a evaluar y tratar causas emocionales, creencias limitantes condiciones que “inconscientemente” te pudieran estar generando una baja de deseo, además de ayudarte a descubrir soluciones.

9. Visita a tu ginecólogo(a)

Para descartar una causa orgánica, condición o enfermedad que pueda estar ocasionando una baja del deseo sexual (problemas endocrinos, uso de anticonceptivos hormonales, ovario poliquístico, medicamentos, antidepresivos).

10. Recupera tu confianza

Mejora la comunicación con tu pareja. Hablar de las necesidades, inseguridades y preferencias de cada uno puede ser de gran ayuda. Puedes volver a tener una vida sexual placentera con nuestro protocolo para aumentar el deseo sexual. No olvides guardar este contenido y compartirlo con tus amigas.

Síguenos en nuestras redes aquí

¡A la orden!
Samar
Soysaludable.com

Conoce mi historia

Para mí existe una gran verdad: nacimos para ser saludables y mantenernos con energía vital hasta el último día de nuestras vidas. Pero el estrés y las enfermedades son ladrones que llegan para robarse nuestra energía y felicidad. Y entran a nuestro templo (cuerpo) porque dejamos ventanas abiertas por donde se pueden colar.
Para mí existe una gran verdad: nacimos para ser saludables y mantenernos con energía vital hasta el último día de nuestras vidas. Pero el estrés y las enfermedades son ladrones que llegan para robarse nuestra energía y felicidad. Y entran a nuestro templo (cuerpo) porque dejamos ventanas abiertas por donde se pueden colar.

Cómo era mi vida antes de iniciar el viaje

Durante muchos años, viví en carne propia el daño que los ciclos destructivos del estrés, la ansiedad, la obesidad y sus enfermedades asociadas pueden causar en la vida de las personas.  Y quiero prestarte un momento mis zapatos viejos y desgastados para que imagines este panorama:

Siempre he tenido tendencia a tener exceso de peso. Tengo recuerdos de mí haciendo grandes sacrificios y dietas extremas para controlar mi peso, a partir de los 17 años. Así crecí.  Entre dietas de moda y pastillas para adelgazar. Las probé casi todas.

En 1990 me casé y tuve a mi primer hijo Tito. Años después terminé mi carrera de medicina en Venezuela, tuve a mi segunda hija Susana (1998) y en el año 2000 comencé a trabajar en la administración pública de mi ciudad (Maracaibo, Venezuela), coordinando programas de salud del gobierno local y regional para atender y sanar a las comunidades en situación de pobreza extrema.

Siempre le di más importancia a mi trabajo que a mi salud

Entre el 2000 y el 2008 me mantuve enfocada para destacar en el área laboral. Perdí el equilibrio que todos necesitamos en diferentes ámbitos y abandoné áreas importantes de mi vida.

A la par, realicé una maestría universitaria en Planificación del Sector Salud que consumía gran parte de mi energía y tiempo. Era desgastante y me faltaban fuerzas para abarcarlo todo.
Los años 2007 y 2008 llegaron para voltear por completo mi estabilidad emocional.  Fueron mis grandes maestros.

Experimenté un divorcio difícil, la muerte trágica de un primo amado, la partida de mi hijo Tito a los Estados Unidos que se fue a estudiar.

Además, los alcaldes que apoyaban mi gestión perdieron las elecciones, quebró mi empresa por cuentas que nunca pude cobrar. Por último, se incendió mi apartamento y perdí el trabajo al que le dediqué tanto amor, tiempo y esfuerzo.

Quedé prácticamente en la quiebra económica y emocional. Así de simple y de complicado a la vez.

Todo se vino abajo, menos mi peso y mi ansiedad. Aumenté 20 kilos en un año, me desequilibré emocionalmente y regresaron los ataques de pánico que había logrado vencer en años anteriores.

¿El resultado? Más soledad, depresión, ansiedad, enfermedad, resentimiento, inseguridad, ruina, miedo y desesperación. Me sentía enferma y cansada de estar enferma y cansada.

La luz siempre llega.

Cuando toqué fondo, me di cuenta de que tenía dos opciones: seguir revolcada en el dolor, la frustración, la enfermedad y el miedo, o diseñar un plan para salir del pantano.

Opté por cambiarme los zapatos de víctima por unos de colores que hacían juego con un par de lentes cristalinos para ver la vida desde otra óptica.

Y en ese camino descubrí que podía convertir las malas experiencias y errores en grandes lecciones de vida para mí y para gente como tú.

Así nació Soy Saludable, en agosto del 2010.

    Conecta con nosotros

    No es normal que haya tanta gente enferma, cuando las células están diseñadas para repararse a sí mismas. Tampoco eres víctima de la genética y de las enfermedades que arrastraron tus padres.

    Tienes más poder del que te hicieron creer. Porque la Inteligencia que creó el cuerpo, también es capaz de curarlo.

    Estoy aquí para mostrarte cómo soltar el miedo a envejecer, enfermarte o morir temprano, y compartirte las herramientas científicas más efectivas para vivir más y mejor.

    Quiero ayudarte a mantenerte enérgica, saludable y alegre, utilizando la estrategia más eficaz que existe: cambiar radicalmente tu mente y tus hábitos de vida, desde el amor hacia ti.