Blog

LA CÚRCUMA, LA HEROÍNA ANTI-INFLAMATORIA

La cúrcuma es la heroína cuando de inflamación se trata, y no lo digo yo, lo dice la ciencia… y los miles de testimonios que comprueban que la cúrcuma es extremadamente beneficiosa.

La cúrcuma en mi caso, me ayudó a controlar la inflamación de mi pie, luego de haber pisado un pez escorpión venenoso en la playa, si, así de poderosa es. La curcumina es un antiinflamatorio natural muy poderoso, ya que tiene la capacidad de inhibir las moléculas que producen inflamación en tu cuerpo.

Pero déjame contarte con testimonios que han llegado a mi cuenta en estos últimos años:

“Probé la Cúrcuma para ver si me ayudaba contra la psoriasis y me ayudó a controlar los brotes que me salían.”

Claudia Mendez.

NOTA: La National Psoriasis Foundation afirma que puedes usarlo como suplemento o agregándolo a los alimentos. Antes de probarlo, la fundación recomienda discutir la dosis adecuada con un profesional.

“Tengo artritis reumatoide y desde que empecé a usar la Cúrcuma, la inflamación y el dolor disminuyó muchísimo.”

Luis Marquez.

NOTA: Las cualidades antioxidantes y antiinflamatorias de la Cúrcuma son ideales para personas que padecen de dolor crónico, artritis o enfermedades similares.

“La consumo a diario y mi malestar en la columna después de un mes, desapareció por completo.” Juana Espinoza.

NOTA: La Cúrcuma es un analgésico natural porque ayuda a aliviar la inflamación en todo el cuerpo, incluidos los dolores en la espalda.

“Desinflama muchísimo, sufría mucho de migrañas, era terrible, al menos una vez a la semana tenía ese horrible dolor, pero luego de un mes de usarla, no me volvió a dar.” Andrés Abreu.

NOTA: En 2018, un grupo de investigadores encontró que las personas que tomaron una combinación de ácidos grasos Omega-3 y Curcumina, durante 2 meses tuvieron menos ataques de migraña y, además, eran menos severos de lo que solían tener.

La cúrcuma es una bendición para nuestro sistema de defensas, yo la consumo cada día y múltiples estudios han comprobado que es un potente agente inmunomodulador que puede regular la activación de las células que constituyen tu línea de defensa para combatir bacterias, virus y otros agentes infecciosos.

Entre todas las maravillas de nuestra amiga anaranjada, una de ellas es la capacidad de disminuir la producción de sustancias inflamatorias en tu cuerpo. Por eso se considera un PODEROSO ANTIINFLAMATORIO NATURAL  con efectos beneficiosos en la artritis, alergias, asma, aterosclerosis, enfermedades cardíacas, enfermedad de Alzheimer, diabetes y cáncer, entre otras enfermedades.

La cúrcuma es maravillosa, sin embargo, estudios demuestran que para mejorar su absorción si la consumes en forma natural, debes combinarla con pimienta negra.

Lo más práctico y recomendable es consumir cúrcuma en suplementos que utilicen la nanotecnología para garantizar su absorción completa, como ZIMAX una mezcla de 4 antioxidantes (cúrcuma, extracto de romero, hojas de olivo y semillas de uva) con gran poder antioxidante y anti inflamatorio.

Encuentra Zimax aquí  y usa el código AGELESS para obtener descuentos por ser parte del club.

Cuéntame… ¿ya consumes cúrcuma? ¿Qué beneficio a traído a tu salud?

Share this post

Comment (1)

  • Jacqueline Silva Reply

    Si yo tengo como dos años usando el zimax desde que tú hiciste el primer reto que fue gratis pierdo grasa y no tiempo

    marzo 3, 2021 at 7:25 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Conoce mi historia

Para mí existe una gran verdad: nacimos para ser saludables y mantenernos con energía vital hasta el último día de nuestras vidas. Pero el estrés y las enfermedades son ladrones que llegan para robarse nuestra energía y felicidad. Y entran a nuestro templo (cuerpo) porque dejamos ventanas abiertas por donde se pueden colar.
Para mí existe una gran verdad: nacimos para ser saludables y mantenernos con energía vital hasta el último día de nuestras vidas. Pero el estrés y las enfermedades son ladrones que llegan para robarse nuestra energía y felicidad. Y entran a nuestro templo (cuerpo) porque dejamos ventanas abiertas por donde se pueden colar.

Cómo era mi vida antes de iniciar el viaje

Durante muchos años, viví en carne propia el daño que los ciclos destructivos del estrés, la ansiedad, la obesidad y sus enfermedades asociadas pueden causar en la vida de las personas.  Y quiero prestarte un momento mis zapatos viejos y desgastados para que imagines este panorama:

Siempre he tenido tendencia a tener exceso de peso. Tengo recuerdos de mí haciendo grandes sacrificios y dietas extremas para controlar mi peso, a partir de los 17 años. Así crecí.  Entre dietas de moda y pastillas para adelgazar. Las probé casi todas.

En 1990 me casé y tuve a mi primer hijo Tito. Años después terminé mi carrera de medicina en Venezuela, tuve a mi segunda hija Susana (1998) y en el año 2000 comencé a trabajar en la administración pública de mi ciudad (Maracaibo, Venezuela), coordinando programas de salud del gobierno local y regional para atender y sanar a las comunidades en situación de pobreza extrema.

Siempre le di más importancia a mi trabajo que a mi salud

Entre el 2000 y el 2008 me mantuve enfocada para destacar en el área laboral. Perdí el equilibrio que todos necesitamos en diferentes ámbitos y abandoné áreas importantes de mi vida.

A la par, realicé una maestría universitaria en Planificación del Sector Salud que consumía gran parte de mi energía y tiempo. Era desgastante y me faltaban fuerzas para abarcarlo todo.
Los años 2007 y 2008 llegaron para voltear por completo mi estabilidad emocional.  Fueron mis grandes maestros.

Experimenté un divorcio difícil, la muerte trágica de un primo amado, la partida de mi hijo Tito a los Estados Unidos que se fue a estudiar.

Además, los alcaldes que apoyaban mi gestión perdieron las elecciones, quebró mi empresa por cuentas que nunca pude cobrar. Por último, se incendió mi apartamento y perdí el trabajo al que le dediqué tanto amor, tiempo y esfuerzo.

Quedé prácticamente en la quiebra económica y emocional. Así de simple y de complicado a la vez.

Todo se vino abajo, menos mi peso y mi ansiedad. Aumenté 20 kilos en un año, me desequilibré emocionalmente y regresaron los ataques de pánico que había logrado vencer en años anteriores.

¿El resultado? Más soledad, depresión, ansiedad, enfermedad, resentimiento, inseguridad, ruina, miedo y desesperación. Me sentía enferma y cansada de estar enferma y cansada.

La luz siempre llega.

Cuando toqué fondo, me di cuenta de que tenía dos opciones: seguir revolcada en el dolor, la frustración, la enfermedad y el miedo, o diseñar un plan para salir del pantano.

Opté por cambiarme los zapatos de víctima por unos de colores que hacían juego con un par de lentes cristalinos para ver la vida desde otra óptica.

Y en ese camino descubrí que podía convertir las malas experiencias y errores en grandes lecciones de vida para mí y para gente como tú.

Así nació Soy Saludable, en agosto del 2010.

    Conecta con nosotros

    No es normal que haya tanta gente enferma, cuando las células están diseñadas para repararse a sí mismas. Tampoco eres víctima de la genética y de las enfermedades que arrastraron tus padres.

    Tienes más poder del que te hicieron creer. Porque la Inteligencia que creó el cuerpo, también es capaz de curarlo.

    Estoy aquí para mostrarte cómo soltar el miedo a envejecer, enfermarte o morir temprano, y compartirte las herramientas científicas más efectivas para vivir más y mejor.

    Quiero ayudarte a mantenerte enérgica, saludable y alegre, utilizando la estrategia más eficaz que existe: cambiar radicalmente tu mente y tus hábitos de vida, desde el amor hacia ti.

    Anímate a recibir nuestros NewsLetters con información de salud cada semana y llévate como regalo:

    ABC DEL REJUVENECIMIENTO NATURAL
    GUÍA DE CONTROL DE
    AVANCES